Loading...
 Energízate y nutre tu cuerpo

Una forma fácil de verte linda y calmar los antojos

El agua es el elixir de la vida.

El agua es el elixir de la vida.

 Tim Geers - Flickr, Algunos derechos reservados - CC.

Descubre cómo el agua puede mantenerte bella, saludable y sin antojos.

¿Cuánta agua debo tomar al día? ¿de qué tipo? y ¿cómo hago para que se me vuelva un hábito? todas estas preguntas de mis pacientes me llevaron a escribir este blog y compartir contigo algunos beneficios de la hidratación y otros hallazgos afortunados que han llegado a mis manos desde que empecé mi loca travesía hacia el bienestar.
Una curiosidad que encontré es que el 75% del planeta está compuesto por agua y tu cuerpo también lo está en la misma proporción. Incluso el cerebro funciona con un porcentaje mayor, cerca al 85%, y es por eso que considero que hasta las malas ideas y las malas decisiones pueden ser producto de la deshidratación.
El agua, después del oxígeno, es nuestro segundo elemento vital y aunque parezca abundante, solo es potable el 2,5%. Ten en cuenta que mucho del oxígeno que necesitas para vivir proviene del agua.
¿Sabías que un adulto promedio consume tres veces más oxigeno por el agua que bebe que por el aire que respira? No es casualidad que hayamos sido formados, 9 meses, en una bolsa de agua.

Beneficios del agua

El agua, aparte de ser la mejor alternativa para calmar la sed, hidrata cerca del trillón de células que te componen; a su vez favorece: la digestión; ayuda a regular la presión arterial y la temperatura del cuerpo; energiza y oxigena; permite la eliminación de toxinas; contribuye a la pérdida de peso; mejora la salud de la piel, uñas y pelo; combate malestares como dolores de cabeza, de estómago, entre otros y controla los antojos de dulce.

A propósito del azúcar y de otras comidas que no son buenas para ti, una forma eficaz de no sucumbir a ellas es tomar la suficiente agua, al cabo de un tiempo notarás que te sentirás mejor, libre de antojos y tu cuerpo estará compensado.

¿Estaré deshidratada?

Cada día tu cuerpo elimina cerca de 2,5 litros agua a través de orina, lágrimas, sudor, vómito y heces, y es por eso que debe reponerse diligentemente para evitar la deshidratación. Recuerda que solo es posible vivir sin agua de 3 a 5 días. Un buen método para saber si estás deshidratada es mirar el color de tu orina, entre más oscura esté más agua necesitas. Otros signos de deshidratación son: boca pegajosa, dolor de cabeza, calambres, mareos o incluso desvanecimientos.

“We never know the worth of water till the well is dry. ” Thomas Fuller

¿Cuánta debo tomar?

Aunque algunos especialistas sugieren tomar unos dos litros de agua a diario para mantenerse saludable, es decir entre 8 y 15 vasos, debes saber que según tu edad, tipo de actividad, cantidad de frutas y verduras que consumas, condiciones de salud o del clima, estos valores pueden variar. Recuerda que tú eres la única que puede saber cuál es la cantidad adecuada para ti. Haz pruebas, pero recuerda lo importante que es beber la suficiente, sin exagerar.

Ten en cuenta que, aunque el agua tiene grandes beneficios, si excedes su consumo puedes generar un desequilibrio mineral, debido a su riqueza en calcio, magnesio y flúor.

Antes de seguir con el tema me gustaría contarte que las frutas y las verduras son excelentes fuentes de agua y nutrientes, así que inclúyelas en tu dieta y disfruta de sus beneficios; su consumo diario puede disminuir un poco la cantidad de agua que necesitas tomar.

¿Quieres crear un hábito saludable?

Hacer que una hidratación saludable se convierta en un hábito de vida, es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Si quieres alcanzar el promedio de 2 litros recomendado, debes saber que esto equivale a 9 vasos. Así que el primer día empieza con un primer vaso, auméntalos a diario de forma gradual hasta alcanzar la meta y sostenla de allí en adelante.

Si quieres puedes llevar la cuenta en un calendario o en tu diario de alimentación para un mayor control, no olvides detallar todos los cambios que vas notando, por lo general muy positivos, pero si llegas a notar retención o alguna molestia, suspende la toma y consulta de inmediato con tu médico.

¿Cuándo tomarla?

Sobre cuando tomarla mi mejor consejo es que tomes mucha en la mañana, moderada en la tarde y nada en la noche, para que su exceso no interrumpa tu sueño.

Si ya te identifican por vivir pegada a grandes tazas de café, té, sodas o bebidas energéticas, supuestamente porque te importa mucho mantenerte hidratada… ¡te tengo malas noticias! Este tipo de bebidas, no son tan efectivas para calmar la sed ni para regular tu nivel de líquidos, porque tienen agentes deshidratantes en su composición que causan un efecto contrario al que buscas.

¿Qué tipo de agua debo tomar?

Como hay diferentes tipos de agua, siempre surge la pregunta sobre cuál es la más saludable. Ten en cuenta que la mayoría es tratada con cloro y flúor y pierde muchos de sus minerales originales. Muchas toman agua del grifo, otras de filtros, otras de botellas pero es importante mirar el tipo de envase por el tema de los residuos contaminantes del plástico. Un agua muy completa es la que proviene de los manantiales porque es pura y conserva todas sus propiedades, su pH de 7 la hace neutra, es decir ni ácida ni alcalina. Sin embargo, el agua alcalina (pH alto) es más saludable porque favorece la regeneración celular, la eliminación de toxinas y ayuda a combatir enfermedades como: insomnio, hiper acidez gástrica, diabetes, entre otras. Hoy en día se pueden comprar filtros ionizadores para subir su pH o también puedes volverla más alcalina en segundos a través de métodos caseros. Lee más sobre alcalinidad.

Método casero para alcalinizar el agua:

Llena una jarra con agua hervida, agrégale media cucharadita de bicarbonato de sodio, tápala y agita vigorosamente. Puedes conservarla en la nevera y te dura lo mismo que el agua tradicional. Recuerda agitarla bien antes de cada toma. Esta es una forma sencilla para disfrutar sus grandes beneficios.

En resumen…

Nada mejor que tomar agua para calmar la sed, reducir antojos, quitar dolencias y reponer fluidos. La mejor es la que tiene un pH y la puedes hacer más alcalina con un poco de bicarbonato. Recuerda que la medida de agua diaria depende de ti, de tu organismo y la actividad física que realices. Bebe mucha durante el día y nada en la noche para no entorpecer el sueño.