BERENJENAS A LA PARMESANA

Ensaladas

INGREDIENTES

  • 4 berenjenas grandes
  • harina de trigo
  • 1 1/2 tazas de aceite de oliva
  • 2 tazas de salsa de tomate natural
  • 2 cucharadas de albahaca fresca, picada
  • 250 gramos de queso mozzarella, rallado
  • 3/4 taza de queso parmesano, para espolvorear

 

Salsa de tomate natural

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de cebolla cabezona, finamente picada
  • 1/4 taza de vino blanco
  • 300 gramos de tomates rojos frescos, pelados y picados
  • sal y pimienta

PREPARACIÓN

Corte las berenjenas en tajadas delgadas y póngalas por capas, espolvoreadas con sal, en una coladera. Déjelas desangrar por 1 hora. Lávelas en agua fría para retirarles el exceso de sal y séquelas por ambos lados con papel absorbente. Enharine ligeramente cada tajada. Caliente un poco del aceite de oliva y fríalas hasta que doren por ambos lados. Agregue aceite a medida que se necesite. Escurra las berenjenas sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa. En el fondo de una refractaria engrasada, tienda una capa de berenjenas y condimente con pimienta. Añada un poco de la salsa de tomate natural y un poquito de albahaca. Espolvoree con mozzarella y parmesano. Repita la operación en el mismo orden hasta agotar los ingredientes. Termine con una capa de queso. 
Hornee por 30 minutos y repose por otros 30, antes de servir.

 

Para preparar la salsa de tomate natural, caliente en una olla, a fuego lento, el aceite. Sude la cebolla hasta que se ponga transparente. Adicione el vino y deje evaporar. Añada los tomates y cocine de 10 a 15 minutos. Condimente con sal y pimienta. 
Rinde dos tazas.

Las emociones también tienen que sanarse de la misma manera como lo haríamos si algo estuviera mal en nuestro cuerpo.

Conquista el miedo y triunfa

El problema de sentir miedo es que a veces nos paraliza, nos estresa de más o nos produce demasiados nervios si no lo sabemos manejar.

Seguramente alguna vez te ha pasado que se te van horas y horas frente al computador o frente a una hoja en blanco esperando que algo se ilumine dentro de ti y que por arte de magia te llegue una dosis de creatividad que te impulse a empezar a escribir o a cerrar una idea...