TARTAFLÁN DE CHOCOLATE

Postres

INGREDIENTES

Flan

  • 1 lata grande leche condensada
  • 1/2 taza de agua tibia
  • 4 huevos
  • 1/2 taza de azúcar
  • agua

 

Tarta de chocolate

  • 100 gramos de mantequilla
  • 70 gramos de azúcar
  • 2 yemas
  • 50 gramos de harina
  • 20 gramos de cocoa
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1/4 taza de agua
  • 2 claras

PREPARACIÓN

Ajuste la rejilla del horno en el nivel medio y precaliente a 360° F/180° C. 
En una olla pequeña a fuego lento, mezcle la leche condensada con el agua tibia y agregue los huevos, uno a uno, hasta obtener una mezcla homogénea. Reserve.


En olla aparte, a fuego medio, ponga el azúcar con agua suficiente para humedecerla, hasta que derrita y se caramelice. Vierta de inmediato en un molde refractario, ladeándolo para que cubra bien el fondo.


En un recipiente amplio, bata la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla adquiera una consistencia cremosa. Sin dejar de batir, incorpore las yemas una a una, la harina, la cocoa y el polvo de hornear. Agregue luego la vainilla y el agua. Aparte, bata las claras a punto de nieve e incorpórelas suavemente a la mezcla de cocoa, con una espátula blanda.


Vierta la mezcla de leche y huevos en el molde caramelizado, evitando que se formen burbujas. En seguida, con suavidad, vierta la mezcla de chocolate, esparciéndola hasta cubrir toda la superficie. 


Ponga al baño de María en el horno durante 1 hora o hasta que el flan cuaje, y al insertar un cuchillo en el centro, éste salga limpio. 
Deje enfriar y desmolde sobre una bandeja plana. Mantenga refrigerado.

 

Conviene iniciar la preparación de esta receta unas 3 horas antes de servir o temprano en el día.

Las emociones también tienen que sanarse de la misma manera como lo haríamos si algo estuviera mal en nuestro cuerpo.

Conquista el miedo y triunfa

El problema de sentir miedo es que a veces nos paraliza, nos estresa de más o nos produce demasiados nervios si no lo sabemos manejar.

Seguramente alguna vez te ha pasado que se te van horas y horas frente al computador o frente a una hoja en blanco esperando que algo se ilumine dentro de ti y que por arte de magia te llegue una dosis de creatividad que te impulse a empezar a escribir o a cerrar una idea...